Breaking News

Biblioteca Central, UNAM

Biblioteca Central, Fachada Sur. ID185, Ivan TMy, 2008

Detalles del Edificio

Dirección: Circuito Interior S/N, Ciudad Universitaria,  Alcaldía Coyoacán, Ciudad de  México.

Altura: 50 metros.

Pisos: 14.

Condición: Terminado en el año 1956.

Uso: Biblioteca y Hemeroteca.

Arquitecto: Juan O’Gorman, Gustavo Saavedra, Juan Martínez de Velasco.

Mural: Juan O’Gorman.

Complejo: UNAM.

Atributos

Edificios Night:

Pictogramas

 

Edificio Patrimonio
de la Humanidad.

 

Ver Pictogramas

Mapa de Ubicación

 

 

El Edificio:

En el año de 1948 se proyectó la construcción de la biblioteca en la zona del pedregal de San Ángel a cargo del arquitecto y pintor Juan O’Gorman (1905 -1982), con la colaboración de los arquitectos Gustavo Saavedra y Juan Martínez de Velasco, el plano constructivo se basó en estudios del maestro José Ma. Luján quien creó un edificio dentro de las corrientes funcionalistas dominantes en esos años, destinado a almacenar un millón de libros.

Muro. ID186, Iván TMy©, 2008El 5 de abril de 1956, la biblioteca abrió sus puertas y prestó sus servicios en apoyo a los estudiantes y docentes. El diseño arquitectónico del edificio muestra fachadas de estructura de piedra volcánica, espacios ocupados por vidrieras y superficies de ónix translúcido en color ámbar. En algunos puntos los muros de piedra poseen un relieve del mismo material inspirados en el mundo prehispánico.

Mosaicos. ID187, 2008Las fachadas muestran en la base una franja de vidrieras y en la parte superior se levantan diez pisos con el característico mural en sus cuatro puntos, obra emblemática de la Ciudad Universitaria. Para realizar el mural de gran magnitud, O’Gorman realizó pequeños mosaicos de un metro cuadrado, empleó rocas de diferentes colores las cuales colectó en varios estados de la República Mexicana (Guerrero, Guanajuato, Hidalgo, Zacatecas…), de los materiales encontrados empleó el rojo Venecia, amarillo Siena, rosa, gris oscuro (piedras del Pedregal), gris violáceo, etc.

Su técnica de mosaicos, cubrió una superficie de cuatro mil metros cuadrados y requirió de una base de madera la cual era cubierta por tiras de papel con el mosaico dibujado, obteniéndose diferentes plantillas que indicaban los colores del mural y la posición en la torre, el albañil encargado, colocaba las piedras de colores en cada plantilla y después vaciaba una mezcla de cemento y arena muy espesa con el fin de evitar que se escurriera ésta y manchara la parte visible del mosaico. El colado sólo detenía las piedras de colores, posteriormente se colocaba la estructura de metal en la planilla y se rellenaba con cemento, arena y grava, se dejaban fraguar los mosaicos y después de dos días se levantaban los mosaicos y se almacenaban para posteriormente ser colocados en una estructura metálica anclada en el muro.

 

Mural:

En los 4 mil metros cuadrados del mural se muestra el desarrollo de la cultura mexicana, fundamentos míticos: como la cosmovisión de un país que se vive en y por sus mitos, así también se plasman las culturas externas, convirtiéndose en la integración estética entre arquitectura y pintura mural con matices nacionalistas.

Sin duda alguna, éste mural es uno de los más grandes del mundo en cuanto a su técnica constructiva. En cada uno de los cuatro muros, se representan tres facetas históricas de la cultura mexicana: la época prehispánica, la época colonial española y la moderna como resultado de las dos anteriores.

Fachada Norte (El pasado prehispánico):

Biblioteca Central 45. ID188, Ivan TMy, 2008

En esta fachada, se pone en juego la dualidad vida – muerte, se representan elementos míticos.
En las franjas por debajo del mural, se aprecia en la más baja, se plasman caracoles marinos y círculos denominados “chalchihuites” o piedras preciosas (no se aprecia en la imagen), en la franja siguiente se representan peces y signos calendáricos (tampoco se aprecia en la imagen), en la tercera y última, presenta dos enormes serpientes a los lados de un signo calendárico del fuego y agua (visible en la imagen).

El mural se encuentra dividido en por un eje vertical al centro y dos horizontales, representados por corrientes acuáticas coloradas de azul, en la corriente aparecen peces, canoas, caracoles y culebras que representan la lacustre mexica..

Águila. ID189, ©, 2008La representación mostrada al centro del mural corresponde a la fundación de la gran Tenochtitlán, simbolizada por el águila parada sobre un nopal devorando una serpiente, descrita por la tribu nómada mexica que la encontró en un islote en el lago de Texcoco. Aquí se puede apreciar una elipse dividida en dos, en blanco y negro, cuya composición formal se fundamenta en la creencia cosmogónica mexica de que el universo era como dos elipses juntas. En ésta elipse, están sugeridas las facciones del dios Tláloc y contiene veinte glifos relacionados con relacionados con el tonalpohualli, el calendario ritual más importante de los mexicas, centro de sus fiestas y cálculos astronómicos.

El lado izquierdo está dominado por el sol, Tonatiuh, dominado por deidades y escenas de la mitología prehispánica cuya relación es hacia los aspectos más luminosos y positivos de la vida. El lado derecho es dominado por la luna, sus deidades y escenas corresponde al ámbito de lo negativo y tenebroso, la oscuridad y muerte.

En la parte superior izquierda aparece el sol, enmarcado por el mítico Quetzalcóatl en forma de serpiente, debajo emerge Tláloc con una estera a sus espaldas, complementa la sección Huitzilopochtli sosteniendo un escudo y la Xuicóatl, “serpiente preciosa”.

Al centro en el mismo eje izquierdo, aparece Tlazoltéolt, diosa de la tierra, circundada por el águila, atributo solar, y por el jaguar, símbolo de la noche. En el interior de un templo, sobresale Teccistécatl, deidad masculina asociada a la luna y la fertilidad. Por debajo aparece una ceremonia ritual en la que se pone de manifiesto el sentido sagrado de la tierra.

En el lado derecho del mural, la representación de la antítesis de la vida incluye en mundo del misterio, de lo oscuro, del mal y de la muerte, aparece la serpiente Quetzalcóatl; dibujada a base de chalchihuites y caracoles; abajo está Chalchiuhtlicue, diosa del agua, y frente de ella la hoguera donde se consume su hijo sacrificado para dar vida a la luna, también se representa a Tezcatlipoca, principio creador y señor de los hechiceros, acompañado de una calavera.

En ese miso eje y al centro se representa la dualidad de Mictlantecuhtli – Quetzalcóatl, por debajo, aparecen imágenes de guerreos prisioneros de guerra, que complementan el pasaje relativo al sacrificio humano.
En este lado norte del gran mural aparece, en el extremo inferior derecho, la firma del artista y la fecha de terminación de los trabajos: Juan O’Gorman 1952.

Fachada Sur (El pasado colonial):

Biblioteca Central de la UNAM. ID190, Ivan TMy, 2008

Esta pared está marcada formalmente por la distribución de figuras a partir de una faja o columna de motivos centrales, y de dos grandes discos a los lados; propone una visión del mundo europeo en conjunción con el indígena, y desarrolla el esquema del mundo colonial novohispano. Presenta los fundamentos del pensamiento español en ese tiempo, marcados por la contradicción entre Dios y Demonio, entre la religiosidad y la mundanidad, como bases de la cultura.

En el centro se ubica el escudo de la casa de Habsburgo, la cual gobernaba España en la época del descubrimiento y conquista de América, se puede hacer notar dos fechas las cuales corresponden al inicio y termino del virreinato en México (1521 – 1820), del escudo emerge un brazo con una espada y otro con una cruz. En la parte inferior, aparece un par de columna de Hércules y parte del lema de la misma casa reinante (Non plus ultra), al centro un templo griego y más abajo un templo cristiano colonial del cual emergen a los lados las manos de Cristo redentor asociadas a una fortaleza y a un templo.
Del lado derecho se representan las armas y el fruto de la guerra y del izquierdo el fruto de una cultura más o menos constructora.

En la parte superior derecha e izquierda, se muestra nuevamente el sol y la luna con motivos que recuerdan el mundo prehispánico y colonial. El equilibrio plástico es logrado mediante dos figuras circulares, una en cada extremo del muro respectiva a cada término de la dualidad. Las circunferencias hacen referencia a la concepción geocéntrica de Ptolomeo y heliocéntrica de Copérnico, mostrando en su centros las figuras de la tierra y el sol rodeada por los signos de las constelaciones y los Zodiacales, debajo de los discos, se aprecia en el extremo derecho el plano de la antigua Tenochtitlán, en la versión de Nuremberg de 1525, en el extremo izquierdo se plasma la imagen del águila que cae, recuerdo de Cuauhtémoc, el último emperador mexica, en éste mismo plano se observa un escudo de León y Castilla, las dos casas de España medieval, que se unen en los años del descubrimiento del nuevo mundo.

Hacia los lados y en la parte inferior, hay muchas figuras que muestran los aspectos de la conquista española, el civil y el religioso, destacando de uno y otro lado las figuras del conquistador Hernán Cortés y del primer arzobispo de México, Fray Juan de Zumárraga. En el lado izquierdo aparece la escena de la quema de códices mayas, realizada por órdenes del obispo de Yucatán, Fray Diego de Landa. en la parte baja del lado derecho se representa al soberano español otorgando a los indígenas las Leyes de Indias, teniendo como testigo un estandarte en el que aparece la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Se aprecian además, encarnaciones de ángeles y alguna del diablo, iglesitas, fortalezas, escudos, cañones, con las que O’Gorman hace alusión a la pintura popular, que le era tan querida.

Fachada Oriente (El mundo contemporáneo):

Biblioteca Central13. ID191, Ivan TMy, 2008

En el centro se representa el átomo que se muestra como el principio generador de energía vital de las aves, los peces los reptiles y el hombre, y de la energía potencial de los minerales.

En la parte superior vuelve a parecer la dualidad entre la luna y el sol, indicando la correspondencia simbólica entre la vida y la muerte.

En la parte superior O’Gorman plasmó dos símbolos referidos a la realidad histórica del mundo contemporáneo, la estrella roja de l socialismo y el libro abierto de la cultura.

En el mural, el artista recurrió a las oposiciones de la realidad mexicana, en el lado izquierdo se representa al grupo obrero, industrial transformador, el cual se opone al mundo rural, tradicional y conservador.
En la parte izquierda se representa la imagen de fábricas, la producción industrial y una banderola con el lema que dice “Viva la Revolución”, en el lado derecho se observa la casa tradicional de un campesino mexicano, los frutos de la tierra y una pareja de indígenas con su vestimenta típica, que sirve de marco a la presencia del caudillo Emiliano Zapata, que avanza a caballo acompañado de un revolucionario que eleva la bandera con el lema de “Tierra y Libertad” que identificaba la lucha agraria de ese caudillo.

En el centro se plasma una alegoría, la cual representa a Cuauhtémoc, unido a la figura de la paloma de la paz, integrado a la representación del átomo y del fuego, creador y destructor, en la parte baja otra figura hunde sus raíces en la tierra, uniendo estos dos conceptos de la historia de México.

Fachada Poniente (La Universidad y el México actual):

Biblioteca Central04. ID192, Ivan TMy, 2008

En la parte central, por encima del paisaje del Valle de México, se representa el escudo de la Universidad Nacional Autónoma de México, creado en 1921 durante el rectorado de José Vasconcelos. Arriba a la izquierda, en las páginas de un libro abierto, aparecen las iniciales de la Biblioteca Nacional y en el lado derecho, a la misma altura, están en un pergamino las de la Hemeroteca Nacional.

A partir del gran escudo de la Universidad, se hace referencia a las actividades creativas y recreativas de esta casa de estudios. Una enorme fuente, de la sabiduría, es el referente inmediato de Tláloc, la divinidad prehispánica, omnipresente en este edificio. El lado izquierdo del mural muestra la vestimenta, que hace alusión al origen popular y proletario de profesores, investigadores y estudiantes de la Universidad, así como a la permanencia y vitalidad de nuestra cultura. Se aprecia también una construcción piramidal, reminiscencia de los templos prehispánicos.

En el lado derecho se plasman las áreas en las que participa la Universidad: la ciencia, la técnica y el deporte (representada por los aros olímpicos y la leyenda de la ciudad de París, siendo ese lugar donde México, y los deportistas universitarios, participaron por primera vez). Algunos símbolos hacen referencia al mundo contemporáneo y a la actividad cotidiana de los universitarios: sugieren dos actitudes, el estudio y la recreación; la creación del conocimiento y el entretenimiento también creativo y propositivo.

En la azotea, se encuentra un cubo que muestra en el lado norte una representación del rostro de Tláloc, enmarcado por unas manos. El lado sur presenta una enorme mano que sostiene un libro abierto, flanqueado por las cabezas de un guerrero mexica. En cada uno de los lados, oriente y poniente, hay representaciones de cabezas de guerreros prehispánicos.

 

  • Video
  • ID Pub

Edificio ID: 019

Creación del contenido: Marzo de 2008.
Actualización: Abril de 2019.

 

Fuente:

  1. Sitio oficial: bc.unam.mx
  2. Folleto: Representación Histórica de la Cultura, Mural de Juan O’Gorman en la Biblioteca Central, extracto del libro del mismo nombre redactado por Luis Roberto Torres Escalona, DGB, 2003
  3. Redacción: Edificios de México.
  4. Fotografías edemx.

Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.